Bienvenidos de nuevo a La Librería Perdida, esta vez en su tercera temporada, en la versión 3.0. Espero que de nuevo os apuntéis a acompañarme en este viaje.

De procastinación, excusas y el porqué de la existencia

Llevo muchas semanas con esta entrada abierta esperando a escribirla pero siempre encuentro excusas con que posponer esto. Algunas son muy buenas, lo prometo, pero al final no dejan de ser eso, excusas. Llevo ya procastinando cerca de un año más o menos, aunque en realidad tampoco he estado haciendo eso en exclusiva. He empezado a trabajar en algunos proyectos por cuenta propia de los que espero poder hablaros algún día por aquí. Entre ellos hay por ejemplo una aplicación web en la que he empezado a trabajar y un videojuego que he empezado a pincelar recientemente. Ambos proyectos están muy verdes y requieren mucha atención, en cuanto crezcan un poco todo será distinto.

Además de eso también he estado pensando en el rumbo que quiero que tome el blog y ya lo tengo más o menos decidido. Quiero enfocarlo de una forma distinta y no quiero que se vuelva una presión para mí como acabó siendo la última vez, eso es lo más importante. Voy a seguir escribiendo, compartiendo con vosotros las historias que pasan por mi cabeza pero con tranquilidad. Por lo que tengo pensado subiría algo de ese ámbito una vez por mes más o menos, no sabía cómo hacerlo y me ha llevado un tiempo llegar a ese punto. Si a alguien no le parece bien lo siento mucho pero creo que el primero que debe encontrarse cómodo aquí soy yo, porque si no me acabará pasando lo mismo que la última vez.

No solo es eso lo que he decidido cambiar, también quiero añadir esta sección que se llama “Esto va…” en la que os iré comentando por encima como avanzan mis proyectos. Esta sección también quiero aprovecharla para hablaros un poco de persona a persona, contándoos como avanza mi vida, algo que si el psiquiatra al que no voy descubriera seguro que le parecería bien como terapia.

Como tercer cambio también quiero añadir una sección en la que doy mi opinión sobre algunos de los libros que leo. Quiero remarcar lo de mi opinión. No será una reseña profesional, ni una que no lo sea, no será ningún tipo de reseña. Lo que será es mi opinión personal respecto al libro que toque en ese momento. Lo que sí puedo deciros es que nunca encontraréis una negativa ya que me niego a escribirla, en caso de que un libro no me guste no voy a escribir nada de él, a no ser que sepáis que lo he leído y lo pidáis.

Aún hay algún cambio más que quiero hacer. Quiero traer mi opinión sobre algunos sucesos que pasen o sobre cosas que yo considere importantes y que deben ser tratadas. Por ejemplo una de ellas sería la piratería, otra sería sobre videojuegos, y un sinfín más. Todo depende de lo que se me vaya ocurriendo y de si en ese momento puedo permitirme escribir sobre ello pero en líneas generales esa nueva sección sin nombre trataría sobre eso.

Lo último que he pensado, y siendo sinceros no lo tengo nada claro, es intentar comentar y exponer algunos videojuegos a nivel argumental. Es algo que he pensado en los dos últimos meses, la idea me gusta pero realmente no tengo muy claro cómo podría llevarla a cabo y me gustaría saber si os parece bien. ¿Lo leeríais?

Ahora sí que es casi lo último, hace un momento he mentido. Me gustaría dejaros este correo lalibreriaperdida@gmail.com por si os queréis poner en contacto conmigo ya sea para colaborar o para pedirme que trate algún tema en el blog. Atenderé en cuanto pueda todas esas opciones en caso de que sucedan. Quiero aclarar que para colaborar lo podéis hacer en cualquier sección del blog, todas están abiertas a ello.

Al fin toca responder a la gran pregunta, el porqué de la existencia. Podría deciros muchas cosas, algunas de ellas de cariz religioso, pero no os diré ninguna de ellas. Podría deciros que la existencia de cada uno de nosotros es un milagro por sí mismo ya que es una pequeña conspiración del universo desde el momento en que se inició. Si el Big Bang hubiera sido distinto, si no hubiera habido hidrogeno ninguno de nosotros estaría aquí. Si algún antepasado nuestro hubiera muerto de niño no estaríamos aquí. Podría deciros que por todo ello somos polvo de estrellas y que por tanto nuestra vida es muy importante. Podría deciros tantas cosas… Pero ninguna de ellas sería cierta para mí. La vida, nuestra existencia, solo es una serie de casualidades sin sentido. No hay un porqué, ni hay un cómo, ni hay nada, solo está la vida y lo que hagamos con ella.