Hoy os traigo mi opinión sobre otra novela de John Katzenbach. Hacía mucho tiempo que quería leer "El profesor" y al fin lo he hecho, os aseguro que merece la pena.

El profesor

Sinopsis:

Adrian Thomas es un profesor universitario retirado, al que acaban de diagnosticarle una demencia degenerativa que lo llevará pronto a la muerte. Jubilado, viudo y enfermo cree que lo mejor que puede hacer es quitarse la vida.

Pero al salir del consultorio del médico es testigo involuntario del secuestro de Jennifer Riggins, una conflictiva adolescente de dieciséis años con un largo historial de huidas, que desaparece sin dejar rastro dentro de una camioneta conducida por una mujer rubia.

El profesor Thomas se debate entre poner fin a su vida y ser útil una última vez antes de morir. Decide ayudar a encontrar a Jennifer e intentar darle la oportunidad de vivir su joven vida. Para eso debe sumergirse en el oscuro mundo de la pornografía en Internet.

 Publicación:

2010

Citas:

No se puede escribir una novela o componer una canción, no se puede acordar una adquisición o ampliar una oferta sin una completa dedicación a la tarea que se tiene entre manos.

—Nunca he podido salvar a nadie. No pude salvarte a ti, ni a Tommy, ni a mi hermano ni a ninguna de las personas a las que realmente quise. ¿Cómo puedo salvar a alguien a quien ni siquiera conozco?

—¿Acaso no es ésa la respuesta que todos tratamos de encontrar?

No soy optimista. Soy realista. Tengo esperanza de que sea lo mejor. Espero lo peor.

Opinión personal:

Quizá he acabado El profesor en el momento adecuado, quizá ese momento solo es fruto del azar. Quizá y solo quizá los últimos meses de mi vida me han llevado a leer esta novela justo cuando la necesitaba. Quizá todo lo que yo encuentro que son parecidos que tengo con Jennifer los fuerzo para que sean así, porque justo ahora necesito ver en ella cosas que también veo en mí o quizá es que necesito un profesor Thomas que crea ciegamente y luche por mí. Quizá esta novela marque un antes y un después para mí, en mi día a día, en mi vida, y quizá en caso de que lo haga es posible que no sea la última vez que me leáis escribir sobre ella.

En mayo leí El psicoanalista, del cual ya publiqué una pequeña opinión personal en Libros que leer antes de morir el blog de mi amiga @Lenika08. Fue el primer libros que leí del autor en años pues tiempo atrás ya había devorado una de sus obras, cuando la acabé me propuse leer todo lo que ha escrito y por ahora no voy mal, ya llevo tres más desde entonces (y tengo el siguiente esperando en la estantería. El mismo día que acabé El psicoanalista me puse a mirar todos los libros que había publicado Katzenbach hasta la fecha y tres llamaron mi atención: La historia del loco, Retrato en sangre y El profesor. Sin embargo el último de ellos es el que más me cautivó, de hecho hasta publiqué un tweet en el que decía que si alguien me lo regalaba se ganaría mi corazón (pero nadie lo hizo, para mi desgracia y la de la persona que podía ganarse mi corazón).

 

 

El profesor arranca con Adrian Thomas en la consulta de su médico recibiendo la noticia de que sufre demencia de cuerpos de Lewi, una enfermedad poco frecuente de la cual no hay cura alguna. Adrian vive sólo, no le queda nadie y esa noticia tiene en él el mismo efecto que tendría en mí, la única salida que ve posible es la muerte. Está decidido a acabar con su vida cuando deduce que una adolescente que acababa de pasar por delante de su casa ha sido secuestrada. A partir de este punto nos vamos introduciendo más y más en la mente del profesor, una mente enferma que va olvidando información y cuya única forma de recordarla es a través de las alucinaciones que tiene de sus seres queridos. Las alucinaciones nos ayudan a conocer como era la vida de Adrian tiempo atrás, nos ayudan a ahondar en su mente y nos muestran la obsesión que se apodera de él para intentar salvar a la pequeña Jennifer.

Aunque lo que más me enganchó al libro fueron otros de sus personajes, Jennifer, Michael, Linda y un curioso delincuente sexual del que solo diré que acabé cogiéndole cierto cariño. Jennifer sin duda es mi personaje favorito, si tuviera que encontrarle un defecto sería que quizá es demasiado madura para la edad que tiene, algo nada malo pero sí poco corriente algo chocante cuando la mayor parte del tiempo tiene abrazado su querido oso de peluche. La forma en la que enfrenta su secuestro y el posterior encierro me fascinó, dudo mucho que yo pudiera afrontar algo así de la misma forma que ella.

Michael y Linda, ellos son… Perfectos, son la perfecta pareja criminal, algo que ya esperaba de Katzenbach dada su asombrosa habilidad para reflejar mentes retorcidas. Me sorprendió mucho la relación que tenían, sostenida sobretodo por el uso de whatcomesnext.com para retransmitir el encierro de en este caso Jennifer. Hablar de Michael y Linda es hablar de su web y del contenido que ofrecen al mundo, del mimo y detalle que le dan a este, más para satisfacerse a ellos mismos que para satisfacer a los miles de clientes que tienen a lo largo del planeta. Whatcomesnext.com es lo que los mantiene unidos, es su misma esencia retransmitida y es cruel al igual que ellos lo son.

La trama es predecible en algunos puntos pero no por ello es algo malo, dado el argumento es lógico presuponer que ciertas cosas pasarán, la verdad es que hay un punto en la novela en que se “bromea” sobre ello. La verdad es que en esta ocasión el hecho de ser predecible en esas ocasiones la hace una novela más atractiva, te hace formar parte del mundo que crea Katzenbach para ella.

Solo os pediré una cosa, si leéis la novela preguntaos si os suscribiríais a whatcomesnext.com y por qué, es un buen ejercicio para descubrir partes que quizá nos negamos a nosotros mismos todo el tiempo.